NOSOTROS

quienes somos

“Fundacion Chocobar nace a consecuencia de haber atravesado una larga lucha en “el caso Chocobar” y luego de estudiar el desempeño de muchas fuerzas de seguridad, observar como sus miembros se encuentran desprotegidos ante el accionar en cumplimiento de su deber. Luego de haber escuchado el veredicto y al enterarnos que la sociedad estaba realizando una colecta, Oscar Chocobar, decidió destinar los fondos que aportó espontáneamente la gente para crear la Fundación Chocobar. “Es muy importante hacerles saber a todos que estos fondos están destinados a crear algo que es importante y necesario para todos los miembros de las fuerzas de seguridad del País. Fué creada  por toda la sociedad que  aportó su granito de arena con sus donaciones. Está compuesta por  profesionales de distintas especialidades que voluntariamente trabajan y apoyan su labor.

Nuestros Valores

Nuestras acciones están inspiradas en los siguientes valores fundamentales: integridad, respeto, solidaridad, compromiso, equidad,  justicia y transparencia.

Nuestros objetivos

Brindar asistencia legal, técnica, psicológica, médica, sanitaria, social, alimenticia, económica y toda otra necesaria, a los miembros de las fuerzas de seguridad de todo el país.

"Es muy indispensable que no vuelva a suceder que un policia al cumplir con su deber se sienta abandonado"
Luis Oscar Chocobar
"Mi abuelita se llamaba Zoila y mi abuelito Sabiniano al recordarlos se me cae un lagrimón se refleja en ellos el verdadero amor"
Luis Oscar Chocobar
A Joe le salvaste el “corazón”. Y tu “corazón” salvará a muchos otros Policías.
Fernando Soto

mi historia

Que hermoso es poder contar sobre mi niñez, recordar esos momentos vividos con mi familia quienes me hicieron parte de ellos cuando era tan solo un niño de casi 2 añitos. Me dieron el amor que tanto anhelaba, fue como una segunda oportunidad que me daba la vida después de haber sido abandonado por mis padres, de haber estado en un hogar para niños huérfanos junto a mis hermanos Pablo (3 años) y Julio (8 meses) y más sumando el problema de mi segundo grado de desnutrición, donde solo me arrastraba de cola, no podía mantenerme en pie y mi cabeza inundada de piojos y granos debido a vivir en la calle. Aún recuerdo nuestro pequeño lugar, un colchón entre paredes de adobe y techos con goteras, un pequeño horno de barro y un pequeño brasero donde cocinaba mi padre, él luchó mucho por nosotros pero el alcohol terminó cegando sus ojos y cayó en el abandono.

Mi familia  era muy humilde, muy trabajadora y llena de valores. Mi abuelita se llamaba Zoila y mi abuelito Sabiniano al recordarlos se me cae un lagrimón se refleja en ellos el verdadero amor ya que con su edad avanzada se hicieron cargo de mi ….todos los sueños que tenía se los apropiaron ellos tratando de hacerme siempre feliz ….es uno de mis sueños pertenecer a la policía, cuidar a la sociedad y  estar siempre a disposición de los que me necesiten. Fue tal el deseo, que mi madre solicitó el ingreso a la policía infantil de San Agustín (Salta) y no solo cumplían mis sueños, si no que me preparaban para cuando ellos no estén. Me enseñaron a trabajar desde muy chico en el tabaco, trabajaba de mañana y de tarde iba a la escuela,  estos valores y enseñanzas me ayudaron en todo el camino  cuando decidí elevar mis alas y dejar mi pequeño pedacito de tierra,  mi pueblito” La Merced”, decisión que costó tomar porque dejaba mi corazón en ese lugar. Pero como se venían dando las cosas, perder un excelente trabajo en una empresa de gas y perder mi beca en la UNSA de Salta donde estudiaba para contador, todo porque lo que mi madre firmaba era ilegal ya que no tenía tutela ni patria potestad sobre mi, fue ahí donde tuve que buscar a mi madre verdadera y solicitar que me reconociera ya que hasta ese momento en mi partida de nacimiento  decía  madre nadie, padre nadie y firmaban 2 personas extrañas como testigos, sentí que ya nada había en Salta para mí que debía levantar la mirada a nuevos horizontes.

Al llegar a la gran ciudad o ciudad de las rocas, como lo llamábamos nosotros desde chico, no me fue nada fácil. Hay días que ni me alcanzaba el dinero para comer pero con el orgullo de no volver derrotado a mi pueblo me mantenía firme el deseo de salir adelante de poder cambiar mi futuro ante un pasado que quizás no fue el mejor, pero si lleno de amor y cariño sincero la vida no le es fácil a nadie y fue el camino que me tocó vivir. 

Al pasar los años y sobrevivir en la gran ciudad, forme  mi familia nació mi hermosa hija y fue el momento de ya no pensar solo en sobrevivir si no de empezar a pensar a futuro y comenzar  a estudiar y demostrarme a mí mismo que siempre se puede salir adelante con valores y con mucho amor en todo lo que me proyecte……. todo puede ser posible

Nuestros pilares

ASISTENCIA

LEGAL

ASISTENCIA

PSICOLÓGICA

ASISTENCIA

MÉDICA

ASISTENCIA

SANITARIA

ASISTENCIA

SOCIAL

ASISTENCIA

ALIMENTICIA

ASISTENCIA

ECONÓMICA